La filosofía Lean ha demostrado en todos los sectores que su correcta aplicación permite hacer frente a las nuevas exigencias del mercado. Está basado en la gestión de proyectos de construcción siguiendo  los principios de la mejora continua y el Lean Manufacturing. Este término anglosajón puede traducirse en español como “construcción sin pérdidas”, entendiendo por éstas las ineficiencias en la gestión de la mano de obra, de los materiales o de los residuos que conlleva la construcción de un proyecto residencial. Una pérdida que las estimaciones más conservadoras sitúan en torno al 35% del total.

El método parte del modelo Lean Production que puso en marcha la marca de automóviles Toyota a finales de la II Guerra Mundial, creado a fin de organizar y gestionar la fabricación de un automóvil en menos espacio, con menos capital, en menos tiempo y con menos defectos, según los deseos precisos del cliente, comparado con el sistema previo de producción en masa. Así pues, El Lean Construction no es otra cosa que adaptar estos principios a la industria de la arquitectura, la ingeniería y la construcción.

Por consiguiente, implantar este método en la construcción inmobiliaria supone un cambio profundo en la forma tradicional de trabajar del sector y, especialmente, en la relación de cada uno de los factores que controlan el proceso. Consiste en alinear las expectativas del promotor, el constructor y el arquitecto durante todo el proceso, apostando por el trabajo en equipo y la participación temprana de todas las partes, estableciendo un contrato relacional entre ellas con una mejor gestión del riesgo.

En definitiva, el sector inmobiliario busca la progresión y trabaja en su proceso de transformación, avanzando en su particular empeño de convertirse en una industria moderna y eficiente.

En esta línea, empresas como COANFI están trabajando en afinar todos los procesos, tanto corporativos como técnicos, que conlleva la construcción; incorporando la filosofía Lean Construction en esta fase de transformación con la metodología de planificación Last Planner ® System, y la implantación de la metodología de trabajo de Las “5S”.

La metodología de las “5S” mejora la productividad, reduce los tiempos y elimina las pérdidas que se producen durante el proceso de construcción. Tiene como objetivo mantener un lugar de trabajo organizado, limpio y seguro; en el cual se puedan llevar a cabo procesos con un alto nivel de desempeño.  Las 5S están basadas en 5 palabras en japonés que comienzan por la letra S, como se puede ver en nuestro gráfico:

S1) SEIRI: Clasificar. Separar el material necesario del material del innecesario, mediante cintas verdes y rojas.

S2) SEITON: Ordenar. Una vez se han definido los elementos o herramientas necesarias para el trabajo, éstas deben ser ordenadas  e identificadas de manera que sean de fácil acceso y uso.

S3) SEISO: Limpiar. El área y lugar de trabajo debe mantenerse limpio para mantener un alto desempeño.

S4) SEIKETSU: Estandarizar. Eliminar las causas de la suciedad y el desorden y hacer un estándar de las 3 primeras S. En el gráfico se muestra un ejemplo de una zonificación en obra.

S5) SHITSUKE: Disciplina. O crear el hábito. Se refiere al mantenimiento de los estándares, de esta forma se asegura que el sistema se mantenga y no se regrese a las prácticas anteriores.

 

Last Planner® System (LPS) o SISTEMA DEL ÚLTIMO PLANIFICADOR (SUP) es un sistema de planificación y control de obras ideado por Glenn Ballard y Gregory Howell en 1994.

La metodología empieza con una Pull session, una primera reunión con los participantes de la construcción del proyecto: COANFI como constructora, los subcontratistas y suministradores, la Dirección Facultativa e incluso la Propiedad. El objetivo es obtener un Plan Maestro en el que se van a establecer los hitos del proyecto, plan que se desarrolla entre varios especialistas industriales de cada materia. Con la ayuda de tarjetones de colores, un color por cada industrial, y en un mural en blanco, se organizan las fases del proceso y las tareas a ejecutar en la línea de tiempo.

Una vez finalizada la Pull session, se traslada la información a una aplicación informática que permita gestionar y llevar el seguimiento del Plan Maestro actualizado a la semana; comprobando el cumplimiento semanal de las tareas comprometidas por el equipo.

Este método prepara a los participantes para una acción conjunta, fortalece el compromiso adoptado, se anticipan detalles constructivos, permite el ensayo de alternativas, se identifican soluciones dudosas y sobre todo favorece la coordinación de todas las partes.

Pull session para la el desarrollo de las obras de adecuación de la nueva sede de Caixabank en el edificio del Banco de Valencia, en la calle Pintor Sorolla, Valencia.

COANFI como constructora principal del proyecto.