COANFI, empresa dedicada a la actividad de la construcción y servicios relacionados,  ha trasladado su sede a Zaragoza y ya cuenta con presencia en todo el territorio nacional. La constructora ganó el Premio empresa Huesca 2012 y fue una de las encargadas de las obras de recuperación y conservación del edificio de la estación internacional de Canfranc (Huesca).

 

Hasta el momento, la constructora contaba con una sede en Huesca donde se ha hecho cargo de importantes obras en la provincia, como la rehabilitación de la Estación Internacional de Canfranc en 2013.  Además, en  2012 recibió el Premio Empresa de Huesca, en la categoría de Joven Emprendedor. Cada año, IAF, CEOS-CEPYME HUESCA y Cámara de Comercio convocan este reconocimiento con el objetivo de distinguir la trayectoria, relevancia y buen hacer en el ámbito económico y en el ejercicio de la actividad empresarial en la provincia de Huesca.

Actualmente, COANFI ha situado su sede en Zaragoza, concretamente, en el Polígono de Malpica, en la Calle F Oeste, nave 93. Con este traslado, pretende ofrecer un servicio de mayor calidad a los clientes y una mayor cobertura geográfica, ya que abarcará actualmente todo el territorio Nacional.

Por otro lado, el cambio de la sede principal de COANFI responde al proceso de expansión que están llevando a cabo. COANFI cuenta ya con tres delegaciones en todo el país: Zaragoza, Valencia y Málaga.

COANFI es una de las empresas referentes del sector de la construcción que centra su actividad en  tres áreas principales de negocio: construcción, retail y mantenimiento. Sólo en el último ejercicio obtuvieron una facturación de más de 8 millones de euros   y  una previsión alcanzar la cifra de 12 millones  en este 2017.

La empresa, con una clara vocación de atención al cliente,  realiza proyectos a medida, ajustados a las necesidades específicas de cada uno. Además, cuenta con una plantilla fija de más de 50 trabajadores, compuesta por ingenieros, arquitectos técnicos, licenciados y personal de producción altamente cualificado. Estos profesionales componen un equipo técnico y administrativo que permiten la gestión y el control de la actividad con una solvencia absoluta.